¿A quién le importa el talento?

A lo largo de nuestra vida profesional hemos oído, leído y hablado del Talento, concepto muy de moda (sobre todo ahora con la crisis), pero realmente, ¿sabemos de lo que hablamos? ¿Estamos realmente interesados? ¿Para qué nos sirve?

Según la Real Academia de la Lengua Española, el talento puede describirse como:

  1. Inteligencia (capacidad de entender).
  2. Aptitud (capacidad para el desempeño o ejercicio de una ocupación).
  3. Persona inteligente o apta para determinada ocupación.

Entonces, ¿cualquier persona que tiene capacidad de entender y/o desempeñar bien su trabajo tiene talento? Estamos de acuerdo que es una “vaga” definición.

Wilkipedia desarrolla más el concepto: “El talento es la capacidad para desempeñar o ejercer una actividad. Se puede considerar como un potencial. Lo es en el sentido de que una persona dispone de una serie de características aptitudes que pueden llegar a desarrollarse en función de diversas variables que se pueda encontrar en su desempeño”.

¿Potencial? ¿Posibilidad de una persona para desempeñar o ejercer adecuadamente una actividad? Sigue siendo una definición poco convincente. 

Y si entendemos el talento como “los resultados obtenidos son superiores a los esperados por una persona en su puesto de trabajo dentro de una organización. Unido al compromiso por ambas partes, las capacidades(competencias profesionales y personales) de la persona y la acción para llegar a esos resultados”. Ahora sí que sí queda más claro el concepto pero, ¿qué necesitaríamos conocer de nuestra organización para desarrollar el talento de nuestros profesionales?

 Fuente: Pilar Jericó

La estrategia de la empresa. Si nuestra organización no tiene una estrategia orientada al crecimiento y al desarrollo profesional, las personas que tienen talento se sentirán desmotivadas y querrán continuar su desarrollo en otro lugar. 

La estructura de la empresa. ¿Tenemos en nuestra organización definida la carrera profesional de las personas para que sigan desarrollando su talento? Áreas, puestos, responsabilidades, funciones, etc.

Cultura, misión y valores de la empresa. Los profesionales que forman parte de nuestra organización, ¿creen en la empresa? Por muy buenos profesionales que podamos ser, no es suficiente, necesitamos saber y sentir que empresa somos, qué queremos ser y por qué somos así.

La motivación de la persona. ¡Imprescindible para desarrollar el talento!   ¿Sabemos cómo se sienten nuestros  empleados?, ¿conocemos las razones por las que siguen en nuestra empresa?, ¿qué les motiva?, ¿dónde quieren llegar?, y ¿cómo lo quieren hacer?

Objetivo y competencias para el puesto. Sería cuestión de realizar un ADPT (Análisis y Descripción de puestos de trabajo) con la finalidad de obtener: las Competencias profesionales- personales y las funciones y responsabilidades.

Competencias de la persona en su puesto de trabajo. El desarrollo del talento podemos realizarlo en niveles objetivos para cada puesto. Por ejemplo, Eficacia en la gestión de equipos (idea: Elena Yepes). Un profesional que actualmente se encuentra en el nivel 2 de esta competencia, mediante un desarrollo a través de formación, entrenamiento, podrá llegar a un nivel  mayor para este u otro puesto en que se pueda desarrollar.

  • Nivel 1: Conoce las tareas, responsabilidades de cada uno de los miembros de tu equipo, llevando un seguimiento periódico.
  • Nivel 2: Además, fomenta la iniciativa, el aprendizaje, la cooperación, la cohesión, la identidad grupal, y orienta al equipo a la consecución de objetivos comunes.
  • Nivel 3: Consigue los objetivos incluso en situaciones de tensión o crisis, con equipos multidisplinares, de diferentes tamaños y/o con dificultades de comunicación.
  • Nivel 4: Además, transmite ilusión de pertenecer al equipo, consigue objetivos ambiciosos gracias a la suma de talentos, apoyo incondicional del equipo y delega sin reticencias.

Las personas que deben participar en el desarrollo del talento son todos y cada uno de los empleados que forman parte de la organización. Si se quiere ser una empresa “talentosa” el talento debe formar parte de la estrategia empresarial y por tanto, todos tienen que ser conocedores.

Y tú, ¿qué talento tienes?, ¿estás en una empresa que apuesta por el talento? …