Diario de una recruiter: Tu candidatura no continúa en el proceso de selección

Querido diario:

Desde que llevo trabajando en la selección de desarrolladores y desarrolladoras de software, es más habitual que el candidato rechace una oferta profesional que sea rechazado. De hecho, me atrevería a decir que las empresas están incluso más acostumbradas a ser rechazadas que a ser seleccionadas.

Repetimos una y mil veces que trabajamos en un sector que tiene exceso de oferta. Por un lado, la mayoría de las empresas no tienen muchas opciones de elección. Y por otro, los candidatos están abrumados con tanta oferta de empleo. Este contexto genera que las empresas se lamenten por no contratar el talento que necesitan y que los candidatos no sean capaces de distinguir entre las buenas y “no tan buenas” oportunidades.

Hoy voy a hablar del rechazo. En mi caso, estoy más que acostumbrada a recibir más “noes” que “sies”. Pero como comentaba al principio, no es habitual que los desarrolladores y las desarrolladoras sean descartados y descartadas en los procesos de selección. Por eso y por si pueđe servirte de ayuda, voy a compartir contigo, los principales motivos por lo que una empresa decide no contratarte.

Continuar leyendo

Diario de una recruiter: Donde hay soberbia, desaparece el talento.

Querido diario:

Hoy empiezo el día con una cura de humildad para todos los profesionales que estamos involucrados en la selección de personal.🙄

Cuando hablo con amigos y familiares que no se dedican al sector tecnológico, soy consciente de lo duro que es encontrar y estabilizarse en un trabajo. Si son de los afortunados que les llaman para una entrevista, su disposición a asistir siempre es inmediata. Si les quieren contratar para mañana, aceptan sin más. Muchos de ellos, están desempleados. Sienten que están en situación de desventaja y no pueden elegir donde trabajar. No se conceden ese privilegio. Desgraciadamente, algunas empresas “huelen” esa necesidad por sobrevivir y se aprovechan de los candidatos. 😔

Esta visión, forma parte de mi vida. Pero también, vivo en paralelo otra realidad. Trabajo en un sector que funciona completamente al contrario. Si la empresa quiere contratar a un desarrollador para mañana, no es posible. La necesidad, la tiene la empresa por contratarle, no el candidato.

Continuar leyendo

Diario de una recruiter: Malas prácticas en los procesos de selección

Querido diario,

Echando la vista atrás, veo que muchas empresas de selección de personal siguen trabajando bajo un modelo de trabajo centrado en la facturación rápida. No tengo intención de exculpar el mal o buen trabajo de un recruiter, pero si me gustaría que se comprenda bajo que condiciones profesionales se puede llegar a trabajar en algunas empresas de selección de personal.

Todo el mundo sabe que la finalidad de un recruiter es incorporar profesionales (candidatos) en sus clientes o empresas, y que eso se traduce en único indicador: la facturación. Nadie duda que hablamos de negocio y por tanto, hay que ganar dinero, pero el problema no es la finalidad, es la forma y esas malas prácticas que realizamos para conseguir los objetivos.

Como profesionales, cada uno tenemos nuestra personalidad y nuestra manera de trabajar, pero considero que hay unas pautas comunes que deberíamos seguir todos y cada uno de los recruiters. Por eso, quiero compartir que se pueden hacer las cosas de otra forma, simplemente cambiando el foco.

Continuar leyendo

Diario de una recruiter: De educadora social a cazatalentos

Querido diario,

Suena todo tan bien en inglés que por muy española que yo sea y me sienta, va a ser que “Diario de una reclutadora” suena mal, “Diario de una cazatalentos” no me convence, pero “Diario de una caza cabezas”¡Dios qué horror! Por eso, prefiero etiquetarme como recruiter” o “headhunter”, y es que en inglis suena todo mucho mejor 😎

Hoy me contaba un cliente- sus malas experiencias con empresas de recruitment o de selección de personal. Si bien había tomado la decisión de no contratar los servicios de este tipo de proveedores y preferían ser ellos mismos los que llevaran a cabo sus procesos- Al cabo de 15 días sin éxito- decidieron contactarme y explicarme su situación. Me contaban preocupados, “¡no nos llegan casi CVs, y los que llegan, no son lo que buscamos!”

Continuar leyendo