Errores clásicos en la gestión de desarrolladores

Muchos de los profesionales que nos dedicamos a los “Recursos” Humanos intentamos demostrar que nuestro trabajo es clave en cualquier organización, no creemos que deba limitarse a dar servicios sino que proyectamos mucho más allá. Nuestro valor es la búsqueda, la selección y la gestión del talento, una pieza estratégica en este complicado puzzle de las organizaciones.

Si trasladamos esta reflexión al sector de las empresas de tecnología, nuestra labor se complica un poco más. Los técnicos creen que no entendemos su trabajo, los directivos creen que nuestro trabajo lo puede desempeñar “cualquiera”, y el resto de población cree que trabajamos con profesionales aislados del mundo con ese ordenador mágico que se lo hace todo. Evidentemente estoy exagerando, pero no me distancio mucho de la realidad 😕

Continuar leyendo

Disrupción inteligente aplicada a la creatividad

El otro día, en la sala de espera de una clínica dental, una mamá jugaba con su pequeña a colorear cuaderno con dibujos de Peppa Pig. La mayoría de las páginas habían sido coloreadas con sumo cuidado; cada color ocupaba su lugar correspondiente sin sobrepasar ninguna de las gruesas líneas negras que delimitaban el dibujo.

Continuar leyendo

Desobediencia inteligente

Desobediencia inteligente es un término que se utiliza para denominar una técnica de adiestramiento para los perros-guía que ayudan a personas invidentes. Gracias a esta técnica los animales están preparados para desobedecer las órdenes de su amo cuando éstas pueden conducirlo a una situación de peligro.

Continuar leyendo

Hacia la creación de equipos efectivos

No hace falta que nadie nos diga que las personas en general somos complicadas, la experiencia nos lo avala, y la cosa se complica aún más, cuando trabajamos en equipo. Las personas como seres sociales que somos, nos enfrentamos continuamente al trabajo en grupo. Los estudios sobre la relación de los equipos de trabajo con la eficacia organizacional se remontan a la década de los 40 con las investigaciones de Kurt Lewin (1951), siendo en los años 80 cuando los investigadores sociales alcanzaron el máximo interés sobre los equipos de trabajo, y es cuando se empieza a demostrar que la eficacia en las empresas alcanzan los mejores niveles cuando trabajamos en equipo que cuando lo hacemos individualmente, o a través de los procedimientos de trabajo clásicos. (Salas, Dickinson, Converse y Tannenbaum, 1992; West, 2001).

Continuar leyendo

El desarrollo como equilibrio

No es una idea novedosa; Berkun dice en The Art of Project Management que el resultado final de un proyecto lo decide la lucha entre tres visiones solapadas: La tecnológica, la del negocio y la del cliente. Prestar demasiada atención a alguna de ellas y obviar las otras lleva, sin remedio, al fracaso.

Continuar leyendo

Los Rockstar developers: odio y admiración

Al escuchar el término Rockstar, uno no puede evitar acordarse de estrellas como Elvis Presley, Freddie Mercury, Mick Jagger o Axl Rose, estrellas del Rock que viven y vivirán siempre en nuestra memoria gracias a todos esos buenos ratos que nos han hecho vivir con su canciones.

Continuar leyendo

Amor y motivación: Consultora vs Compañía de producto

Es curioso como uno puede sentarse, indagar en internet y encontrarse opiniones de trabajadores de Google, LinkedIn, Microsoft, Facebook -por citar de las más conocidas a nivel mundial- y recibir una onda de «buen rollismo», pasión, energía y ganas por innovar que despiertan ese pequeño emprendedor, inquieto de mente y de corazón que todos llevamos dentro. 😉

Es una sensación que nos atrapa y nos hace mirar a nuestro alrededor de una forma distinta. Parece que ese trabajo ideal existe, pero debe estar en una realidad paralela a la que muy pocos tenemos alcance. Seguro que a todos nos ha venido la mente: buen salario, salas de recreo, multitud de beneficios sociales, etc, y sí, todo eso ayuda, pero curiosamente nunca es lo primero que destacan.

Continuar leyendo

¿Bug? ¡Quita bicho!

Cualquier persona que se dedique a la programación o se haya aproximado al mundo del software sabe lo que es un “bug». Los fallos que aparecen a lo largo del proceso de cualquiera de las etapas del ciclo del software, frecuentemente en la fase de desarrollo y programación son los denominados coloquialmente “bugs” (que en inglés significa “bichos”). Cuenta la leyenda que este curioso nombre se debe a que una polilla (si, si un bicho de esos de la ropa) se metió en el ordenador y provocó un fallo en el relé electromagnético.

Continuar leyendo