¡Preparados, listos, ya! La entrevista personal

Los profesionales que nos dedicamos a la selección de personal sabemos que te sientes más cómodo hablando de tu experiencia y de tu parte más técnica que de tu parte personal, pero lamentablemente no vas a poder escapar a preguntas que pretendan evaluar tu actitud, tus motivaciones y tu personalidad. Así que no olvides que no sólo es importante que demuestres que tienes un estupendo CV si no que, además, eres un excelente profesional.  

Si en la entrevista telefónica habéis conversado sobre tus motivaciones, tu experiencia, tu situación actual, el proyecto, el puesto ofertado, y toda aquella información necesaria para una primera toma de contacto,y te han citado a entrevista personal, es porque tanto tú como el entrevistador estáis de acuerdo con seguir adelante con el proceso, así que llega el momento de la entrevista personal.

1. Primer contacto. Da la mano con firmeza y mirando a los ojos. Sonríe y deja que el entrevistador lleve la iniciativa.

2. Cara a cara. Durante la entrevista personal mantén la educación y la humildad en todo momento.

Fotografía obtenida en el blog 35milimetros.org

🙁 NO alardees de antiguos puestos de trabajo y/o experiencias profesionales. La gente poco humilde genera rechazo, así que demuestra con hechos y evita decir sin más lo estupendo que eres.

🙁 NO interrumpas al entrevistador y no te precipites al contestar. Ten paciencia y contesta en tu turno, es mejor ser oportuno que impertinente.

🙁 NO te impacientes y no te muestres intranquilo durante los silencios. Los silencios suelen incomodar bastante, pero siempre surgen en cualquier conversación, así que mantén la calma y aprovecha esos momentos de pausas para reflexionar y ordenar ideas.

🙁 NO utilices expresiones como: “¿me entiendes?”, “¿sabes de lo que hablo?”. Esas muletillas subestiman a la persona con la que estás hablando, y aunque son complicadas de evitar, al menos intenta no utilizarlas durante toda la entrevista.

🙁 NO hables de temas personales. Si el entrevistador te hace preguntas que consideras íntimas y prefieres no responder, no reacciones a la defensiva. Discúlpate diciéndole que prefieres no contestar o desvía la pregunta dando una respuesta que no te importe dar. Ya sabes, al más estilo político. 

🙁 NO critiques a tus anteriores empresas, jefes y compañeros de trabajo. Por favor, ¡cuidado con esto! Como comentamos en el post Haz que tu CV destaque y no se quede en “recibido”,cuando hablábamos del motivo de cambio, tienes que ser prudente en lo que dices y cómo lo dices.

🙁 NO aparentes ser quién no eres, muestra naturalidad. Siempre es una buena estrategia para ganar la confianza del entrevistador mostrarse natural, pero mucho cuidado con relajarte, no te olvides que estás en una entrevista y no con un amigo.

🙁 NO te olvides que tu cuerpo también habla. Argumenta también con el cuerpo. Se moderado con los gestos, mira al entrevistador a los ojos, sonríe, manten escucha activa.

3. Punto y seguido. Sigue atento hasta el final de la entrevista, ésta no termina hasta que no sales del despacho. No bajes la guardia.

Imagen obtenida del blog http://www.wix.com/danidani-95/ballet

🙁 NO hagas comentarios inoportunos o confidencias. En una ocasión, cuando ya estaba despidiendo a un candidato, éste se volvió y me soltó: “espero que me llaméis para darme una respuesta porque no estoy para perder el tiempo”. Ni que decir tiene que fue un comentario desafortunado, tal vez no en contenido, pero sí en forma.

🙂 Haz buenas preguntas al final. El hecho de que preguntes cualquier duda que tengas, muestra interés e iniciativa. Cuidado con las preguntas sobre horarios y vacaciones en la primera entrevista. No en todas las empresas están “bien vistas”.

🙂 Resume la entrevista. Hay candidatos que tienen una gran habilidad para demostrar que encajan con las necesidades demandadas. Además ayudarás al entrevistador a cumplimentar el informe que tiene que hacer posteriormente sobre tu candidatura.

🙂 Pregunta los siguientes pasos del proceso de selección. Normalmente suele ser el entrevistador quien lo comenta, pero si no es así, no dudes en preguntarlo. Solventarás tus dudas y demostrarás que estás muy interesado en el proceso.

4. La despedida. Da la mano con firmeza y agradece el tiempo dedicado. Procura despedirte también de las personas que estén delante en ese momento (recepcionistas, personal de seguridad, etc).

No olvides leerte de nuevo ¡Conseguiste la entrevista! Suena el teléfono, para recordar lo importante que es tu actitud. También os aconsejamos leer el post de ¿Qué quiere oír el entrevistador? de María L. Cobián, editora del blog Zumo de Empleo. Como siempre muy útiles sus recomendaciones.

Y no te olvides, en cualquier trabajo, es tan importante tu experiencia como tu actitud.