Saberlo todo

Con el paso de los años, las razones de las ansiedades cambian: del inoportuno acné antes de una fiesta a la muñeca agotada que nuestra hija desea para reyes. De la paga mensual que no alcanza para comprar el trapito de moda al depósito que ofrece menos interés que el de otro banco. Y de repente, la sensación cada vez más profunda de la propia mortalidad, que palidece – eso sí – en comparación con las grandes preguntas de la experiencia humana. No pensamos siempre en ellas – tal vez para evitar sentirnos abrumados – pero están ahí. El origen de la vida y su sentido, si es que alguno tiene. La composición y funcionamiento del universo. Nuestro lugar en el mundo.

Continuar leyendo