El desarrollo como equilibrio

No es una idea novedosa; Berkun dice en The Art of Project Management que el resultado final de un proyecto lo decide la lucha entre tres visiones solapadas: La tecnológica, la del negocio y la del cliente. Prestar demasiada atención a alguna de ellas y obviar las otras lleva, sin remedio, al fracaso.

Continuar leyendo

Saberlo todo

Con el paso de los años, las razones de las ansiedades cambian: del inoportuno acné antes de una fiesta a la muñeca agotada que nuestra hija desea para reyes. De la paga mensual que no alcanza para comprar el trapito de moda al depósito que ofrece menos interés que el de otro banco. Y de repente, la sensación cada vez más profunda de la propia mortalidad, que palidece – eso sí – en comparación con las grandes preguntas de la experiencia humana. No pensamos siempre en ellas – tal vez para evitar sentirnos abrumados – pero están ahí. El origen de la vida y su sentido, si es que alguno tiene. La composición y funcionamiento del universo. Nuestro lugar en el mundo.

Continuar leyendo

El desarrollo como escritura

Hace poco me preguntaron: ¿Qué profesión habrías elegido si no pudieses ser desarrollador? La respuesta, meditada con años de antelación, sonó como un impulso: Escritor.

Desde que era un adolescente timorato e introvertido, la literatura ha estado ahí, compañera de viaje. Al principio, lector ávido de novelas de ciencia ficción. Después, a sugerencia de un profesor del instituto, algunas joyas de las letras universales. Por último, creador de pequeñas obras, ensayos, poemas.

Continuar leyendo

¿Eres buen o mal desarrollador de software? Gentlemen Developers

Después de las opiniones realizadas por los Soul Developers  con respecto a dos de los puntos del artículo Good Devoloper, Bad Developer”, continuamos con las reflexiones de los caballeros de las buenas prácticas, inspiradores de sabiduría y literatos del código: Gentlemen Developers 😉

Continuar leyendo