Dirijamos un espectáculo diferente: Realidad y conciencia

Me encantaría compartir con vosotros mis reflexiones al ver este conmovedor cortometraje, pero no quiero adelantar nada para no crear ningún tipo de expectativa.

Dedicad 20 minutos de vuestro tiempo para verlo, merece la pena… ¡comienza el espectáculo!:“The Butterfly Circus” (El circo de la Mariposa).

 Imagen de previsualización de YouTube

Con este tipo de vídeos tan inspiradores y cargados de mensajes de esperanza, motivación y reto sobran las palabras. “The Butterfly Circus está coprotagonizado por el actor mexicano Eduardo Verástegui, ha ganado el primer premio del concurso de cortos “The Doorpost Film Project”. Este premio, de 100.000 dólares, reconoce la aportación del corto a la promoción de valores como la esperanza y la dignidad humana. El proyecto “The Doorpost” pretende descubrir a cineastas “visionarios” que busquen con sus obras la verdad y la promoción de una serie de valores universales. En esta ocasión, los valores eran la esperanza, el perdón, la humildad, la alegría, la libertad y la redención.

El actor principal: Nick Vujicic. Es un orador motivacional y director de Life Without Limbs, una organización para personas con discapacidad física. Nació en Melbourne, Australia, con una agenesia consistente en una tri-amelia que se caracteriza por la carencia de tres de sus extremidades.

Su vida estuvo llena de dificultades. Una de ellas fue no poder acudir a una escuela normal pese a no tener discapacidades mentales, aprendió a escribir usando los dos dedos en su “pie” izquierdo, y utiliza un aparato que se introduce en su dedo más grande para sostener cosas. Aprendió a usar la computadora y a teclear con el método “heel and toe.

Sufrió acoso en el colegio, que le afectó muy negativamente y, con ocho años, comenzó a plantearse el suicidio. Después de rogar por unos brazos y unas piernas, Nick comenzó a observar que sus logros eran la inspiración de muchos, y comenzó a agradecer que estaba vivo. Con diecisiete años comenzó a dar charlas a su grupo de oración y comenzó una organización sin ánimo de lucro.

Cuando ha finalizado el cortometraje he pensado: “¿Cómo podemos ver la misma situación de manera tan diferente unos de otros?. ¿Podemos hacer de nuestra vida y la de los demás un espectáculo diferente?

Aparecen dos formas diferentes de dirigir, de disfrutar un espectáculo, y de protagonizarlo:

1. La exhibición de las imperfecciones del hombre como elemento de espectáculo burlesco y denigrante de la debilidad humana.

2. La exhibición de las imperfecciones del hombre como espectáculo motivador y dignificante de la fortaleza humana.

Cada uno de los directores del circo enfocan su espectáculo de manera muy diferente, ambos generan una gran influencia tanto en los espectadores como en el  protagonista, pero de manera muy distinta.

Si diriges tu espectáculo exhibiendo las imperfecciones del hombre como burla y denigración, los espectadores darán por hecho que así es el juego y el protagonista asumirá que ese es su papel. Pero, ¿y si diriges el espectáculo con otro enfoque y esa discapacidad física pasa a un segundo plano, haciendo que el protagonista sea un ejemplo de superación, esperanza e inspiración para todos los espectadores? ¡Claro que se puede! 😀

Todos podemos formar parte del circo, pero podemos dirigir nuestras vidas eligiendo el papel que queremos jugar. No hagamos exhibición de las debilidades del hombre, dirijamos nuestras vidas de manera diferente y demostrémonos a nosotros mismos y a los demás que tenemos conciencia, podemos cambiar la realidad y somos perfectamente capaces de conseguir el glorioso triunfo, cuanto mayor es la lucha.

Por cierto, Marcos, mil gracias por compartir este esperanzador vídeo y sí, es otra de manera de seleccionar talento. 

  • Mayte

    Ha sido realmente conmovedor. A veces nos guiamos por el rol auto-impuesto por la sociedad (lo que se espera de nosotros), dejando a un lado ese yo real que esta en cada uno de nosotros. Gran articulo y gran ejemplo.