Disfruta del trabajo, vive de la vida

La mayoría de nosotros, hemos sido educados con la enseñanza de que el tema del dinero es tabú. Tenemos muy arraigado que hablar de dinero es sucio y una auténtica falta de respeto. E incluso mucho más allá, pensamos que los que ganan poco dinero son mejores personas y los que ganan mucho son peores personas.

Cuando leí el post de Francisco Alcaide, reflexionando sobre la película de “El Lobo de Wall Street”, comprendí que nos han hecho creer que el dinero es despreciable, pero si tan malo es, ¿por qué nos dejamos la vida trabajando hasta los 70 años, para tratar de obtenerlo? 

 

El dinero en sí, no es malo, lo es la codicia

Hemos sido educados en una sociedad en la que una persona que gana mucho dinero es porque se lo quita a otros. No nos paramos a pensar que la honestidad no es una cuestión de dinero, sino de corazón.

Cuando un millonario tiene un gesto solidario, lo percibimos como un deber moral y no lo valoramos positivamente, pero cuando lo hace alguien como tú o como yo, somos unas grandes personas. Tal vez, si eres una persona generosa sin dinero, lo seguirás siendo cuando lo tengas. Es más, cuanto más dinero ganes, a más gente puedes ayudar.

 

El dinero no da la felicidad, pero ayuda

Si el motivo de tu infelicidad es la falta de dinero, entonces tenerlo te solucionará el problema. Si el motivo de tu infelicidad no es dinero, simplemente te ayudará a sentirte menos desgraciado. Si ya eres feliz sin dinero, es bastante probable que te sientas más feliz cuando lo tengas.

Tal vez el dinero no te dé la felicidad, pero en una sociedad como en la que vivimos, tener problemas económicos, es motivo más que suficiente para ser infeliz.

 

Si no tienes problemas de dinero, serás más libre

Tenemos interiorizado que el dinero es malo y saca de nosotros lo peor, una creencia limitante para que no seamos libres y “otros” manden sobre nuestra vida.

Cuando hablamos de dinero, nos olvidamos de lo más valioso de nuestra vida, el tiempo. Si tuviéramos más libertad financiera, creo sin duda que seríamos dueños de nuestro tiempo y nos sentiríamos más libres.

 

Disfruta del trabajo, vive de la vida

¿Vives para trabajar o trabajas para vivir? Un dualismo muy arraigado que hemos asumido sin pensar una tercera opción: Vivir disfrutando del trabajo.

 

 

Con esta introducción, quiero naturalizar y dar la importancia que se merece a un tema como es el salario profesional. En próximos artículos contaré leyendas, misterios, consejos, dudas y críticas sobre el sueldo de los desarrolladores de software. Como ya he comentado, y por mi experiencia, hablar sobre ello genera bastante conflicto, pero he aprendido que hay que abordarlo. Y aquí va un adelanto:

  • ¿Por qué mi compañero, haciendo el mismo trabajo que yo, cobra más? 
  • ¿Si quiero ganar más dinero, tengo que cambiarme de trabajo?
  • ¿En qué momento de un proceso de selección, tengo que hablar del salario? 
  • Y cuando lo haga, ¿comento mi salario actual, el salario deseado, un rango abierto a la negociación o mejor que me haga la empresa la oferta económica y ya valoro yo ?
  • Si en un proceso de selección, comento que el salario no es mi prioridad, ¿valorarán más positivamente mi candidatura? ¿o me perjudicará?
  • ¿Para ganar más dinero, es mejor que mienta cuando me pregunten sobre mi salario actual?
  • ¿Por qué después de dos entrevistas, todavía no conozco el salario que va a pagarme la empresa?.
  • ¿El salario medio de los desarrolladores en España es mucho más bajo que con respecto a otros países?
  • ¿Me perjudica como profesional, aceptar contraofertas?
  • Y muchas más cuestiones….

Intentaré tratar la información desde todas las perspectivas posibles para ofrecer una visión más global y objetiva. Y que cada uno, administre esa información como considere