¿Estamos capacitados para seleccionar a nuestros jefes?

Hace ya algún tiempo Yoriento abría debate en torno a la selección de personal “inversa”¿Qué pasaría si fuesen los trabajadores los que eligieran a sus directivos? ¿Qué técnicas de selección de personal emplearían? ¿Qué preguntas se formularían a estos altos candidatos en las entrevistas de trabajo?

A raíz de aquel controvertido debate se generaron reflexiones desde dos enfoques:

  • El directivo considera que para que un empleado pudiera evaluarlo debería tener pleno conocimiento y formación suficiente sobre el puesto, y prueba de ello es haber ocupado la posición de directivo. Consideran que si no se ha ocupado tal puesto, difícilmente se puede ser objetivo evaluando sus funciones, percibiendo además esta evaluación como una auténtica pérdida de autoridad.
  • El empleado propone los mismos razonamientos pero desde su punto de vista. Muchos directivos ni han pasado por puestos inferiores, ni tienen formación ni conocimientos como para evaluar a los empleados. Y sin embargo creen tener (y tienen) la autoridad para seleccionar o despedir a sus trabajadores, creyendo ser capaces de evaluar sin tener una visión objetiva.

Dos razonamientos muy interesantes que nos han llevado a plantear la siguiente cuestión: ¿acaso los profesionales que se dedican al reclutamiento y selección no están capacitados para seleccionar a ningún candidato ocupe el puesto que ocupe? Efectivamente, los profesionales que nos dedicamos al ámbito de la selección de personal no hemos ocupado todos los puestos de los candidatos que seleccionamos, pero sí conocemos la formación, la experiencia, los conocimientos y las competencias que debe tener un candidato para un determinado puesto y empresa.

Haciendo esta pregunta extensiva al conjunto entero de la empresa: ¿están los trabajadores de cualquier área de la empresa capacitados para conocer y seleccionar el perfil “ideal” que les gestione?

Imagen de previsualización de YouTube 

Primeros minutos del comienzo de la serie IT Crowd, donde un directivo contrata a un manager sin conocimientos para dirigir el departamento de IT.

En el mundo de la tecnología la cosa no está tan clara. Muchos jefes de proyecto no han pasado por la clásica carrera técnica, pero asumen diariamente la responsabilidad de gestión de los mismos a nivel planificación, relación con el cliente y gestión de trabajadores, implicándose de manera activa en la selección de los mismos cuando en muchos casos no tienen los conocimientos técnicos necesarios para hacer de manera solvente esa evaluación. Esta circunstancia hace que muchos programadores no lleguen a respetar e incluso desacrediten a sus responsables directos, lo que inevitablemente conlleva consecuencias desastrosas en la ejecución de proyectos. 

Ejemplificando … ¿para ser un buen jefe de proyecto es imprescindible haber trabajado como programador? 🤔