Diario de una recruiter: Tu candidatura no continúa en el proceso de selección

Querido diario:

Desde que llevo trabajando en la selección de desarrolladores y desarrolladoras de software, es más habitual que el candidato rechace una oferta profesional que sea rechazado. De hecho, me atrevería a decir que las empresas están incluso más acostumbradas a ser rechazadas que a ser seleccionadas.

Repetimos una y mil veces que trabajamos en un sector que tiene exceso de oferta. Por un lado, la mayoría de las empresas no tienen muchas opciones de elección. Y por otro, los candidatos están abrumados con tanta oferta de empleo. Este contexto genera que las empresas se lamenten por no contratar el talento que necesitan y que los candidatos no sean capaces de distinguir entre las buenas y “no tan buenas” oportunidades.

Hoy voy a hablar del rechazo. En mi caso, estoy más que acostumbrada a recibir más “noes” que “sies”. Pero como comentaba al principio, no es habitual que los desarrolladores y las desarrolladoras sean descartados y descartadas en los procesos de selección. Por eso y por si pueđe servirte de ayuda, voy a compartir contigo, los principales motivos por lo que una empresa decide no contratarte.

Eres demasiado junior. Eres un senior muy junior

Ya sé que estás más que harto/a de las etiquetas, pero vivir en un mundo libre, sin ellas, es imposible. Lo hagamos bien o mal, clasificamos la realidad y la catalogamos con la finalidad de comunicarnos y tener cierta percepción de orden. No quiero entrar en el análisis de este proceso psicológico -porque sería irme del tema-, pero si me gustaría aclarar que cuando nos referimos a junior y a senior, no todos lo entendemos de la misma forma. 

En general, cuando clasificamos a los profesionales como junior o senior, nos referimos al número de años de experiencia. Pero dar por hecho que un profesional con más años de experiencia es senior y otro con menos años de experiencia es junior, simplifica y distorsiona demasiado la realidad. En el caso de que queramos medir la experiencia, deberíamos hacerlo por la calidad de los años, no por la cantidad de estos. De igual forma, ya sea por una cosa o por la otra, tu candidatura puede ser descartada.

Todo lo que estoy comentado, no necesariamente está relacionado con la edad-aunque es cierto que en muchas ocasiones va unido y en algunos casos se discrimina y por cierto es ¡anticonstitucional!-, me estoy refiriendo a que si tu candidatura no ha sido seleccionada es porque han considerado que tu experiencia no es suficiente para el puesto.

CONCLUSIÓN

Una empresa puede decidir no contratarte porque tienes poca o mucha edad -aunque todos sepamos que es discriminatorio, inmoral e ilegal- o porque lleves poco, nada o mucho trabajando como desarrollador o desarrolladora. Pero lo más probable es que no te hayan seleccionado porque se ha considerado que tu experiencia en el puesto no está aprovechada.

El salario que solicitas es alto

Siguiendo el mismo hilo de senior y junior, uno de los motivos por el que puedes ser descartado/a de un proceso de selección es por dinero.

Si eres percibido como junior y pides el salario de un senior. Descartado.

Si eres percibido como senior y pides el salario de un junior. Posiblemente descartado (con menos probabilidades porque a la empresa le suele interesar).

En ambos casos, se dudará que tu experiencia esté acorde con el salario.

Tus expectativas salariales es un motivo de descarte, pero ¡cuidado! no siempre es porque la empresa considere que no lo valgas o que tu experiencia no esté acorde con el salario que deseas, puede ser que no puedan o no deban pagarlo. No des por hecho que cuando una empresa no paga el salario que crees que mereces es porque son unos explotadores y no quieren pagártelo. No es así. En algunas ocasiones, no pueden (por ejemplo, no tienen suficiente presupuesto). En otras, no deben (por ejemplo, no quieren que haya conflictos de equidad interna).

CONCLUSIÓN

Pueden ser muchos los motivos que explican por qué una empresa no te ofrece el salario que te gustaría. De igual forma, lo que importa es lo que quieres ganar y si tus expectativas salariales no están alineadas con lo que la empresa te ofrece, es motivo suficiente para no seguir con el proceso selección.

No tienes la experiencia que necesitan en una determinada tecnología

Dejando a un lado ya el monotema de junior y senior. En este caso, tu candidatura puede ser descartada porque para incorporarte a la empresa es necesario que tengas experiencia en un determinado framework, lenguaje de programación, base de datos, sistemas, etc.

Cuando las empresas llevan a cabo sus procesos de selección, es sorprendente las diferencias que puede haber entre unas y otras. Por ejemplo, si no tienes experiencia en un determinando framework de JavaScript puede ser motivo de descarte para unas empresas, pero no para otras. De hecho, tal vez el framework es lo de menos y lo que les importa es la base y solvencia que tengas con ese lenguaje; o incluso aunque no tengas experiencia en ese lenguaje y/o framework, como has realizado un proyecto personal, a unas empresas les parecerá estupendo y a otras les parecerá insuficiente. 

En serio, te aseguro que puedes ser descartado por un motivo en una empresa y por el mismo, contratado en otra. Depende de las prioridades y del qué, cómo, por qué y quién esté evaluando.

Y es en este punto, es cuando tengo que hablar de la “tan esperada” prueba técnica. Si los resultados no están al nivel que busca la empresa, no avanzarás en el proceso de selección. Además, nadie se pone de acuerdo en la mejor forma de evaluar a los desarrolladores y desarrolladorasLo único que sí puedo afirmar es que el 90% de los candidatos no valoran positivamente: las pruebas de algoritmia, enfrentarse a la pizarra en blanco y las revisiones de código con demasiados observadores. (En otro momento, ya explicaré los motivos de por qué no suelen gustar).

CONCLUSIÓN

Independientemente de si es correcto o no la manera de evaluarte a nivel técnico. Si no tienes experiencia en una determinada tecnología es motivo de descarte. Y no menos importante, si demuestras desgana, falta de interés o actitud soberbia en la prueba técnica -y en todo el proceso de selección- es un motivo de peso para no contar contigo.

No has trabajado en ninguna startup

En España, durante los últimos 5 años ha habido un crecimiento altísimo de emprendimiento. Se han creado empresas que tienen una política, una cultura, una organización y una dinámica de trabajo completamente diferente a las empresas tradicionales. Por esto, haber tenido experiencia en este tipo de entornos se valora positivamente en los procesos de selección.

Te puede parecer curioso pero si no has vivido la experiencia de formar parte de una startup de producto y estás inmerso en un proceso de selección para una, puede ser que tu candidatura no esté alineada. Incluso lo mismo puede ocurrir, si no has trabajado en un determinado sector.

CONCLUSIÓN

Como te comentaba, cada empresa tiene su dinámica de trabajo y si no has trabajado en un entorno parecido, puede ser un motivo relevante para no contratarte.

Foto retocada. La original es de @ana_tavares.

No estás alineado con la cultura de la empresa

Haciendo referencia a lo que comentaba en el punto anterior sobre la dinámica y el funcionamiento de una organización, profundizo un poco más. Pues bien, la cultura de una empresa está formada por comportamientos, procedimientos, normas, hábitos, percepciones, sentimientos, actitudes, formas de relacionarse, etc. Algunos están formalizados en documentos, otros no suelen estar por escrito pero forman la esencia o el ADN de cada compañía. 

Desde mi punto de vista, es uno de los motivos de descarte más habituales y del que menos se habla, tal vez por la complejidad para explicarlo. No es fácil hablar de sentimientos, actitudes, percepciones, valores y personalidad. Todos y cada uno, definen a la empresa y conforman parte de la cultura organizacional. Por tanto, cuando un profesional se incorpora, tiene que adaptarse a ella. Ese proceso de adaptación, puede resultarle a un profesional muy sencillo, en cambio a otro un sobresfuerzo inmenso. Por tanto, si tu candidatura ha sido descartada por este motivo, ya sabes por qué.

Como candidato/a, estoy segura que sabes de lo que te hablo y has vivido la experiencia de participar en un proceso de selección y tener la sensación de que no encajas. A veces, sabes explicarlo objetivamente, pero otras no. Te guías por sensaciones, percepciones, intuición. Tal vez no estás haciendo un análisis correcto, pero lo verdaderamente importante es que si sientes que no es tu sitio, no lo es (al menos, hoy por hoy).

Las empresas hacen ese mismo análisis e incluso van mucho más allá buscando herramientas para medir la cultura organizacional. En el sector tecnológico, sí veo que se le dé importancia a la cultura, pero no es prioritario aprender a analizarla y medirla.

CONCLUSIÓN

Si alguna vez te han dicho que no estás alineado con la cultura de la empresa y no estás de acuerdo, no te molestes. Es mejor para ti. Como profesional tienes que estar donde menos esfuerzo tengas que hacer por encajar. Una empresa en la que de verdad estés a gusto, sin forzar -casi- nada. Puro flow

No te apasiona tu profesión

Cada persona tiene sus prioridades en la vida. El trabajo, para algunos profesionales, va más allá del hecho de recibir un salario a fin de mes, ocupa una parte central de su identidad como personas.

Si no te gusta tu trabajo, tal vez puedes disimularlo. Pero si no te apasiona, se nota. Nadie duda que hagas mal tu trabajo o que no seas comprometido, pero si no eres un desarrollador o desarrolladora autodidacta, si no tienes inquietud por estar actualizado/a y si no dedicas parte de tu tiempo libre a mejorar como profesional, tal vez tu candidatura resulte menos atractiva. Por otro lado, la pasión es difícil de mantener y hay empresas a las que les preocupará no llegar a apasionarte. Si es tu caso, no te preocupes, es bastante probable que seas tú el que no quieras formar parte de su equipo.

CONCLUSIÓN

He conocido a muchos desarrolladores y desarrolladoras que odiaban su profesión por estar en el sitio equivocado. También te digo, no te preocupes si no sientes vocación o pasión por tu trabajo. Eso no te hace ni mejor ni peor profesional. Pero te mentiría si te dijese que no gusta la gente apasionada. A todos nos gusta rodearnos de gente que ama lo que hace.

No eres un desarrollador o una desarrolladora versátil. No tienes tolerancia a los cambios

Ya lo dijo Charles Darwin: “No es el más fuerte de las especies el que sobrevive, tampoco es el más inteligente el que sobrevive. Es aquel que es más adaptable al cambio.”

Hablamos de versatilidad haciendo referencia a la capacidad de una persona para adaptarse con rapidez y facilidad para enfrentarse ante cualquier desafío y cualquier tipo de contexto. Ser versátil como profesional es una de las competencias más valoradas por las empresas y mucho más en el mundo de la tecnología. Por eso, cada vez más se buscan desarrolladores y desarrolladoras que utilicen la tecnología para solucionar problemas. Sin fanatismos con ningún lenguaje y con la agilidad de adaptarse a cualquier stack tecnológico y a entornos en constante cambio.

Últimamente me ocurre una situación con bastante frecuencia, tengo que recordarles a muchas empresas que aunque para ellas no es importante que un desarrollador o desarrolladora sepa una determinada tecnología, para él o ella, sí lo es. De hecho, si es tu caso, seguramente tendrás preferencias tecnológicas y si en tu día a día no vas a poder trabajar con ellas, es bastante probable que te autodescartes del proceso de selección.

CONCLUSIÓN

Si no eres un desarrollador o una desarrolladora versátil, es posible que tu candidatura no sea seleccionada. De todas formas, tampoco te va a importar mucho porque tal vez esa versatilidad y falta de especialización que la empresa busca, es justamente lo que a ti, no te encaja.

Aclaración final

He contado los motivos más habituales por lo que en un proceso de selección puedes ser descartado/a, pero desgraciadamente hay muchos más:

  • No tienes una ingeniería o la formación necesaria para el puesto
  • Tienen malas referencias de ti como profesional
  • No ha habido feeling
  • No has gustado
  • o simplemente otro candidato encajaba mejor que tú.

Llevo más de 10 años dedicada al mundo del recruitment técnico y concretamente a la selección de desarrolladores y desarrolladoras de software. Dar los verdaderos motivos por lo que tu candidatura no ha sido seleccionada no siempre se hace, sobre todo cuando hay un cierto riesgo de dañar la autoestima. Siempre nos dicen que hay que decir la verdad, pero no todos estamos preparados ni para decirla ni para recibirla.

Siempre que te descarten de un proceso de selección, haz una lectura y aprende de ella. Lo que perdiste siendo rechazado/a, lo ganarás en experiencia y estar más preparado/a para nuevas oportunidades.