Señales que te indican que no estás bien en el trabajo

Algunas claves para tomar conciencia de que ha llegado tu momento de cambiar (de trabajo).
Emma Salamanca
2022-04-18 · 10 minutos

El año pasado, cerca de 50 millones de trabajadores decidieron abandonar su empleo en EE. UU y en países europeos como Italia, afectó a más de un millón de empleados. Sin embargo, en España, renunciaron voluntariamente a su puesto de trabajo, 30.000 profesionales, según los datos de afiliación de la Seguridad Social. Aún así, la categoría de dimisión o baja voluntaria abarca muchas situaciones, y no siempre implica salir del mercado laboral sino dejar un trabajo por otro.

Según los estudios realizados por el portal de empleo “Infojobs”, este fenómeno llamado de la “Gran Dimisión”, impactó menos en España porque -tan solo los trabajadores que trabajan en sectores o puestos de trabajo muy demandados, son los que tienen garantías de conseguir otro empleo-. Y según mi experiencia, uno de esos sectores en el tecnológico porque los candidatos reciben muchas propuestas de empleo sin necesidad de estar buscando un cambio laboral.

Esta situación de desequilibrio laboral, favorece que los profesionales estén en una posición de privilegio y mejoren sus condiciones laborales. Sin embargo, tener una situación privilegiada no garantiza estar bien en un trabajo, aunque sí puede ayudar a estar mejor.

Cuando tu día a día en el trabajo es ni fu ni fa, crees que no tienes derecho a quejarte, podrías estar peor, estás bien pero no como te gustaría, no sabes si es buen momento de cambio, “es lo que hay”, estás buscando y mirando ofertas de empleo, etc. Son algunos ejemplos de señales que indican que no estás mal en tu trabajo, pero tampoco estás bien y tal vez, ha llegado el momento de cambiar tu situación.

Tu trabajo te está afectando a la salud

Según los últimos datos de la Encuesta Europea de Salud, en España, a mediados de 2020, había 2,1 millones de personas con un cuadro depresivo. Y el 27% de los trabajadores tiene previsión de abandonar su trabajo durante este año por cuestiones de salud mental.

No es fácil tomar conciencia de que nuestro trabajo puede estar perjudicando a nuestra salud mental y física. Suele ser un proceso gradual y sostenido a lo largo del tiempo. Actuamos como de manera automática y por inercia, ignorando señales que nos están indicando que ya es el momento de poner límites.

No duermes bien, te duele la cabeza y/o tienes un malestar físico general, te sientes cansada constantemente, tu estado de ánimo está bajo, estás irritable; son algunos de los síntomas que pueden estar advirtiéndote que algo no funciona. No los ignores.

Tu trabajo está afectando a tu confianza

Como normal general, a medida que vayas adquiriendo más experiencia, deberías sentirte más capaz, no menos. En el momento que empiezas a dudar de ti misma, es una señal.

En el sector de tecnología es bastante frecuente oír hablar del llamado “Síndrome del Impostor” y esa tendencia de uno mismo a subestimar nuestra valía como profesional. Ademas, la sensación de ser un impostor suele surgir cuando nos estamos planteando un cambio de empleo. Sin embargo, también existen situaciones en las que la persona no tiene ningún síndrome sino que realmente está trabajando en un entorno profesional que daña su confianza.

Si tus opiniones y contribuciones no son reconocidas, no tienes la sensación de equipo, crees que no aportas valor, no te ofrecen proyectos importantes para ti… en definitiva, sientes que no te toman en cuenta como profesional y eso, está afectando a tu seguridad, tómate tu tiempo en revisar al detalle que cosas están erosionando tu autoestima.

No quieres “abandonar” a tus compañeros

La mayoría de nosotros queremos tener una buena relación profesional con colegas, compañeros/as y managers. Buscamos trabajar en un entorno laboral sano y positivo para todas las personas. Sin embargo, si lo único que realmente te motiva a permanecer en tu empresa son tus compañeros y sientes que si te marchas de la empresa, les traicionas y les abandonas a su suerte, es el momento de sacar la bandera roja.

Si el apego se convierte en algo que impide tu desarrollo profesional, no es bueno para ti.

Cuando hablamos de abandono, traición, apego, buen clima, entorno laboral sano y positivo… nos viene de nuevo a la mente, pensar la importancia de la salud y autoestima. Y es que existen empresas que favorecen relaciones de apego tan tóxicas que hasta las malas conductas, malas formas y malos tratos se normalizan. Evidentemente, esto es mucho más serio y está relacionado con lo que en psicología llaman “Síndrome de Estocolmo laboral”.

A lo largo de tu carrera profesional es probable que pases por una fase en la que tus compañeros pueden llegar a ser el motivo principal por el que estás en una empresa. Tal vez sea lo que necesites en ese momento, disfrútalo sin que se convierta en un bloqueo profesional. Todo lo contrario, los buenos y buenas compañeras nos impulsan, nos motivan y nos ayudan a crecer. Y quizá, ese crecimiento profesional ya no es posible en la misma empresa.

Thanks to Alexandra I. for making this photo available freely on @unsplash

Tienes miedo al cambio

Todos y cada uno de nosotros en mayor o menor medida, vivimos ese miedo a cambiar. Pero en muchas ocasiones, nos cuesta identificar nuestros miedos y tomar conciencia que es el motivo principal por el que no avanzamos.

Por ejemplo, cuando se te pasa por la cabeza cambiar de trabajo, pero sientes ese miedo a perder el control de tu día a día, equivocarte con la decisión, no estar a la altura en tu próximo trabajo, no estar preparada para ese cambio, etc; son señales que indican miedo y te resienten a cambiar tu situación. Si estás en un momento así, tal vez ni te apetezca mucho pensarlo y prefieras ignorar esos pensamientos, pero si no te enfrentas a ellos, volverán.

Cada profesional tiene una situación tanto laboral como personal determinada y aquí no estábamos hablando de “liarnos la manta a la cabeza” y abandonar nuestro puesto de trabajo. No confundamos la inconsciencia con la valentía. Tan solo, normalizar que el miedo puede ser una de la señal que te está bloqueando avanzar y crecer en el entorno laboral. Y que si es tu caso, es recomendable identificarlo, analizarlo y superarlo.

No estás aprendiendo (y quieres seguir haciéndolo)

Es normal moverse entre períodos de mayor crecimiento y períodos de consolidación, y es posible que últimamente te sientas a gusto y tranquila trabajando en un entorno confortable. Pero si levantas la cabeza y miras a tu alrededor, y tu próxima oportunidad de crecimiento no se ve por ningún lado, quizá sea el momento de considerar si tu próxima oportunidad de crecimiento podría estar aquí o en otra parte.

En el sector de tecnología hay que estar constantemente aprendiendo y existe el miedo a estancarse y quedarse atrás. Si tu trabajo no te permite estar al día y ves que el mercado tecnológico va en el otro sentido, es una señal que te está indicando no solo que no estás aprendiendo sino que si en algún momento quieres cambiar de trabajo, vas a tener más dificultades de conseguirlo.

Consideras que tu empresa ha cambiado y no te identificas (o tal vez tú has cambiado).

A veces nos cuesta mucho darnos cuenta que las personas cambiamos y eso se refleja en cómo vemos nuestra empresa ahora y cómo la veíamos cuando empezamos. Posiblemente, tu empresa ha cambiado o tal vez, tú has cambiado.

Seguro que has vivido en más de una ocasión ese momento profesional en el que te sientes desubicada, como si no encajaras, pero te cuesta aceptar que es tu momento de cambio. Algunas señales que pueden indicarte que es hora de plantearte un cambio son: no sentirte identificada con los valores, se toman decisiones que no encajan con tu visión, está existiendo una reorganización que te aleja de tus metas profesionales, estás perdiendo la confianza en tu empresa. En resumen, tienes esa sensación de que tu empresa ya no es lo que era y no te sientes identificada con lo que es ahora.

Desde mi punto de vista, el cambio forma parte de nuestra evolución como profesional. Si no te identificas con tu empresa, quizá sea la hora de empezar un nuevo reto en una nueva compañía en la que sí puedas creer (de nuevo).

No estás cumpliendo tus metas profesionales

Durante las entrevistas, cuando hablamos de las motivaciones profesionales, uno de los motivos que desencadenan plantearse cambiar de trabajo es estar realizando tareas o asumiendo responsabilidades que aportan mucho valor para la empresa, pero que el profesional no necesariamente disfruta haciendo. Y no solo eso, sino que también, le aleja de sus objetivos y metas profesionales.

Por ejemplo y enfocado a la carrera profesional de developers:

  • Si lo que te motiva y hacia donde quieres orientar tu carrera profesional es hacia las personas. Tu foco tiene que estar en el management y la gestión de personas.
  • Si lo que te motiva y hacia donde quieres orientar tu carrera profesional es hacia lo técnico. Tu foco tiene que estar en lo técnico y en el desarrollo de software.

Si tienes una metas u objetivos en tu empresa y no lo estás cumpliendo, para y reflexiona sobre por qué. A lo mejor no es viable en tu empresa o posiblemente, puedes estar especializándote en un puesto en el que no te sientas identificada y esté cambiando tu rumbo profesional, haciéndote más difícil cumplir tus metas.

Conclusión

Durante los dos últimos años de pandemia, hemos tenido tiempo para pensar y tomar conciencia de lo que va bien o mal en nuestra vida. Muchas personas no están cambiando lo que no les gusta de su día a día, pero otras muchas, sí lo están haciendo. Y uno de esos cambios es mejorar su bienestar laboral.

Resumiendo, ¿cuáles son las banderas rojas que podríamos identificar en el trabajo?:

  1. Tu día a día te está afectando a tu salud mental y física
  2. Estás perdiendo seguridad en ti misma y no te sientes valorada como profesional
  3. El apego a tu empresa y a tus compañeros/as está bloqueando tu desarrollo profesional
  4. No estás aprendiendo y te estás estancando profesionalmente
  5. Tus responsabilidades diarias te van alejando de conseguir tus metas profesionales
  6. El miedo, tus preocupaciones y tus inseguridades están bloqueando tu toma de decisiones y definiendo tu vida.

Todas y cada una de esas señales están indicando que tienes que cambiar tu situación y si no es posible conseguir ese cambio dentro de tu compañía, tendrás que hacerlo fuera de ella.

Documentación consultada

El desempleo en España - Datos estadísticos

La “gran dimisión” española: el 27 % de los españoles quiere dejar su empleo

El sector tech generará gran parte del empleo en 2022 en España, según varios informes

7 señales de que debes cambiar de trabajo

Por qué tenemos miedo al cambio: las causas más comunes

5 Signs It’s Time to Quit Your Job – Accidentally in Code

Posts relacionados